Mittwoch, 20. Januar 2010

Que linda es la Libertad!

Se desnudarán en Playboy para celebrar el Bicentenario de la Revolución mexicana en Noticias24.com

Kommentare:

  1. Chocolatico.
    Yo me desnudo en mis blogs por la libertad de Cuba y quiero caminar desnuda el malecón de La Habana con mi bandera cuando Cuba sea libre y espero que me dejen.

    AntwortenLöschen
  2. Bueno si vas a esperar a que Cuba sea Libre, de acuerdo, avísame que iré contigo y te haré el amor sin biágara en el malecón de La habana a las 3 de la tarde, a la hora que mataron a Lola.
    Saludos de Chocolatico Pérez.

    AntwortenLöschen
  3. Me voy a acostar allí para que me hagan el amor todos los que lo deseen.

    AntwortenLöschen
  4. Ahá, dann habe ich keine Hoffnung mehr, vor die Habaneros ich kriege keine Chance und muß auf mich aufpassen, weil vielleicht denken das ich das gleiche möchte und das stimmt nicht./Así es la cosa, entonces ya no tengo esperanzas de hacerte el amor, frente a los habaneros no tendré oportunidad y debo cuidarme, no vaya a ser que piensen que yo también quiero que me den machete y eso no es así./ Aber ich werde da dich begleiten!/ No obstante voy a estar allí contigo.

    AntwortenLöschen
  5. La Patria tiene un astro nuevo: ¡ORLANDO ZAPATA TAMAYO ha muerto, para vivir su propia libertad!
    Debiera tener un astro nuevo,
    cuando cae en la patria un hombre
    que la defiende"
    JOSÉ MARTÍ
    Un hombre-astro, papalote dueño de su propia libertad
    Todos los cubanos hemos podido corroborar hoy que la vida y los anhelos nacionalistas de Orlando Zapata Tamayo fueron siempre de una vocación patriótica y una valentía impresionante, tanto como los del personaje Martino, en el drama indio "Patria y Libertad" (1877), de nuestro José Martí:
    Pues él, como el quetzal, al enjaularlo,
    muere en la jaula, de dolor y pena.
    Martino ansía la muerte una y mil veces
    a esclavo ser, sin patria ni bandera.
    De ese modo entregó su patriotismo Orlando Zapata Tamayo, en beneficio de la libertad de Cuba. Ni con la muerte pudieron doblegarlo los castristas, porque él prefirió morir como el quetzal, y entregar su alma a la vida eterna por la independencia de su isla, al igual que nuestro Martí, quien siempre consideró que "hay dos vidas, la que se arrastra, y la que se desea", por lo que, no cabe dudas de que Orlando Zapata deseó la única posible, para alcanzar la verdadera dignidad y expresión del ser humano, que es su libertad total. Remedando el mensaje de nuestro Apóstol, puedo decirles hoy que: Un hombre que cae por la patria nueva, como Orlando Zapata Tamayo, es un astro de su infinita libertad.

    Banderas a media asta en nuestros corazones, por Orlando Zapata Tamayo, un héroe de la infinita libertad de Cuba.

    José Antonio Gutiérrez Caballero
    Miami, 23 de febrero del 2010.

    AntwortenLöschen