Dienstag, 15. September 2009

No solo de Juanes vive el hombre.

http://recuerdosdeunacubanita.blogspot.com/


Comentario al Post de Armienne "La primera vez".

Armienne,

ustedes las que no tienen "eso", son muy diferentes, ustedes están hechas para satisfascer a un ejército, pero yo, cuando termino estoy matao, por eso me adapto a la filosofía de que "el primero es el que vale" y recurro a la paja, sólo cuando no hay más remedio, por eso casi siempre tengo el machete pelao, siempre he pensado en comprar beselina... No sé si tu conoces las expresión "estar pajeao", créeme, no es un cuento, después de una cantúa uno no es el mismo, uno se pone peor que los muertos de Bonifacio Birne, estos al menos pueden levantar los brazos.

A propósito, en estos días me he acordado de un amigo de la escuela en el campo, Sergio L., era del Tomeguín, un batey cerca de Perico. Sergio era un gordito, estabamos en 7mo grado, otro amigo Amaury del Toro, eso sí que era un jodedor como su padre "Torito", le puso de nombrete "Mocho de lápiz" imagínate porqué. Bueno como se había regado, para desarrollarse había que hacerse paja, Sergio se metía en un closet pegado a las ventanas del baño, el closet de madera tenía espacio para 4 pajeros, separados por una tabla, independientes, con vista al albergue de las niñas, imagínate, de 11 a 1 de la tarde, cuando las cabritas llegaban del campo y se cambiaban y se bañaban para ir a las clases, Ay Mamá! Pero Mochoelápiz empezaba a las 10 de la mañana y terminaba casi a la 1 o a las 12 y media. Yo también le metía durísimo a la terapia, recuerdo que un año antes traté de entrar en los Camilitos y no me aceptaron, suponía que era porque a los 12 años no había alcanzado el desarrollo físico que se esperaba, en fín , yo entendí que había que desarrollar el machette, que para más desgracia, estaba cerrao, a otro amigo, le habían operado, el tipo con el rabo vendado, yo me decía "a mi si que no me van a tocar el rabo, yo no soy judío", y sí que lo era, era el único entre mis hermanos que no habían ni han bautizado y eso era entonces ser judío. Bueno la cosa es que al mediodía y antes de dormir..., mi colchón y mi almohada tenían un hueco. Los días mas activos eran los días de Pase, ese viaje en aquellas guaguas Girón repletas, con las nifas sentadas arriba de tus piernas y esa rajita llamando al machette, coñó!, había que matarse. En esa época estaban de moda las Minifaldas, las sayas Monumento que te mostraban que la cubana es la perla del Eden, las Criollitas de Willson...
Bueno te cuento que no tuvieron que operarme. Ahora trato de que nunca me tengan que operar de eso.

Bueno saludos y discúlpame por la descarga.
Chocolatico.

Kommentare:

  1. Coño, Chocolatico, apretaste, pero, la verdad, es así, pues yo perdí los frenillos igualito, que es como se le dice, pues, imagínate, todas mis primas volaron por ahí, y eso que yo era más jovencito que ellas. Pues nada, las escuelas al campo, y las primas, fueron para mí la mejor circuncisión, pues en cada metezón, ras, se fue rompiendo aquello, sin necesidad de médicos, ni nada. En mi novela LA MITAD DEL MAL, hablo de todas esas andadas, pero tengo un amigo italiano, que me dice que todos los cubanos hacemos los mismos cuentos, de cuando adolescentes, y es que todos hemos tenido la misma experiencia, del encuentro con la sexualidad, cuando las mujeres cercanas eran más activas que nosotros, y ellas mismas se las agenciaban para tomar lo que querían, y sino, para eso estaba el entrenamiento de Manuela, que era otra chica bien ligerita y avispada. Preseleccioné ya este artículo, para el Premio de los post ejemplares del Recuerdo, me gustó mucho la autenticidad y el desparpajo con que lo cuentas, de veras. Ya veo que pusiste el Premio en tu blog, amigo, te saludo nuevamente, abrazos, Josán Caballero.

    AntwortenLöschen
  2. Gracias Josán, ayer estuve pensando si debí haber publicado ese contenido, pero es que la sinceridad y la valentía de Armienne te contagian y descubren ese defecto que tenemos los cubanos de ser un poco extrovertidos en ese tema, bueno ya es tarde para pensarlo, en realidad el contacto con el pasado es primordial para mí y tengo que seguir buceando. Gracias por la visita. Saludos de Chocolatico.

    AntwortenLöschen
  3. Armienne nos contagia a todos, por su libertad ingenua de expresar lo que ha hecho, lo que hace, lo que quiere y cómo lo quiere, rompiendo con la mojigatería y la falsa moral de muchos, ya que nuestra amiga pone a temblar el tinglado de unos cuantos, que prefieren tildarla de p...erfecta, jajaja, sí señor, y a nosotros, como a ella, nos importa un bledo, por no decir, un pedo. Gracias, amigo nuevamente, vamos a visitarnos más a menudo, que eso reconforta y alegra. Josán Caballero.

    AntwortenLöschen
  4. Chocolatico.
    Mis primeras veces fueron casi nada pero me hicieron saber que en mi cuerpo se escondía un tesoro de sensaciones y de placeres exquisitos que había que explorar y encontrar. Y así fue. La masturbación me llevo a experimentar esas sensaciones y placeres que explotaron en exquisitos orgasmos que adecuaron y desarrollaron mi respuesta y mi deseo sexuales haciéndome una mujer sensual y sexual, deseosa del sexo y gozadora de la relación sexual.

    AntwortenLöschen
  5. Chocolatico.
    Los varones se masturban por regla general más que nosotras porque ustedes son más facilmente excitables.
    También es cierto que cuando se excitan y no eyaculan les da dolor en los testículos y el bajo vientre y masturbarse les sirve de alivio.
    No piensen que las chicas, como describes, les dan jamón de forma accidental. No, una se da cuenta de que ustedes mira y una les enseña.
    Nada más sencillo que subir los pies en el travesaño del pupitre delantero y abrir un poco las piernas para que los varones del aula empiecen a mirar y a tirar cosas al piso para recogerlas. O sentarse una con las piernas cruzadas dejando que se vea el bloomer. Una lo hace y se da cuenta que ustedes con el disimulo están mirando: los estamos matando.
    ¿Nunca te pegó una amiga una teta a un brazo o a la cara al acercarse a ti para leer algo? Si lo hizo no fue accidente sino a propósito.
    Cuando empecé a masturbarme y empecé a "sentir" me masturbaba cada vez que podía pero después de los primeros orgasmos empecé a espaciar las aventura y me masturbaba 2 o 3 veces por semana. Todavía me masturbo porque ese placer es muy especial; una se lo administra en la intensidad que quiera y el tiempo que una quiera hasta el orgasmo.
    Yo me masturbé mucho y eso me permitió desarrollar el reflejo para mi orgasmo que alcanzo en muy corto tiempo en una relación sexual y me permite más de un orgasmo si el hombre dura lo suficiente.

    21 de septiembre de 2009 0:08

    AntwortenLöschen
  6. Hola Armienne,
    por lo que me explicas sobre la manera en que las mujeres provocan al hombre, tengo que decirte que siempre pensé que eran descuídos y hasta llegué a sentirme mal, como alguien que se aprobecha de algo. Esas acciones me hicieron un mirón, lo que es peor que la mansturbación, los ojos y la vida se te van detrás de un filo. Aquí en Alemania, donde no hay filos, con el frío..., el culo de las polacas, alemanas, rusas, turcas, etc. se lleva la atención. Uno se dice, "caballero y yo que pensaba que el culo de las cubanas era el mejor".
    Yo he tenido que recurrir muchas veces a Manuela, sobre todo para combatir el stréss, pero siempre me quedo inconforme, hubiese preferido no haberlo hecho, no creo correcto deperdiciar tanta energía, pero bueno, no siempre uno tiene una ninfa para satisfascerse a la hora que uno quiere. Manuela nunca te dirá estoy cansada, no tengo deseos, no soy una puta, te quedas dormido después de terminar...

    AntwortenLöschen
  7. No quiero ser categórica por lo que admito que algunos "filos" pueden ser al descuido pero un par de amigas y yo los dábamos a propósito y después comentábamos entre nosotras y nos reíamos de los chicos. Lo hacíamos como un juego sin malicia alguna. Era como el gato y el ratón; las ratoncitas éramos nosotras enseñando nuestros muslitos y bloomers -a veces también las teticas- y los gatitos ustedes, cazando lo que les enseñábamos.
    Hice los 3 años de secundaria básica en Cuba y fui bastante famosa por los "filos" que daba sobre todo despuén que empecé a quitarme el bloomer -mis amigas no se atrevieron a tanto- y los chicos se dieron cuenta de que no llevaba nada puesto.
    Por suerte los maestros no se metían en eso si una era una buena alumna, atendía a clases y sacaba buenas notas.
    Claro que los comentarios llegaban a una y también las críticas de las muchachitas "puras" pero eso solo servía para animarme a hacerlo más. Además, los chicos, aunque no se atrevían a decirle algo directo a una, eran muy buenos amigos, se sentían atraídos y la buscaban a una para conversar y bromear.
    Mostrar las teticas era un poco más difícil porque tenía que abrir un botón de la blusa del uniforme -yo no usaba ajustador- pero casi siempre alguien me decía: "Armienne, tienes la blusa abierta." Lo mejor era cuando había algún tipo de actividad en la que podía ir vestida sin uniforme. Me ponía un pullover holgado y sin mangas, abiero y con escote con el cual en una posición un poco inclinada hacia delante y con los brazos hacia delante también, podían ver mis pechos por el escote o por el hueco para los brazos.
    Realmente, yo nunca había pensado mucho en esto pero "dar filos" es un arte.

    AntwortenLöschen